martes, julio 18, 2006

Confesión, Pulcra Confesión


Siempre me he sentido diferente a los demás. Al decirlo, quiero decir exactamente eso. Me siento diferente.

Nunca fui un niño normal en el sentido estricto de la palabra. Y si lo fuí, debe haber sido hace tanto tiempo que mi memoria aún no funcionaba. Pero nunca me he sentido completamente cómodo con mis pares. Puede sonar altanero, polémico, soberbio y egocéntrico. Pero generalmente me siento superior a la gente que me rodea.

Más inteligente, más conectado con mis sentimientos. más profundo. Más persona.

Esto es algo muy personal mío, pero si conozco a alguien que me empieza a hablar de cosas banales como un programa de baile, una revista para adolescentes, la música de moda o qué tan trágica es su vida porque no se puede comprar algo que es inútil ya que no tiene plata.... es como si el rating de esa persona se desmoronara. Hay algo dentro mío que automáticamente la encasilla como "de la masa". En cambio si conozco a alguien que comience a hablar de manera informada, acertada y sobre algún tema relevante. Soy todo oídos.

Por ejemplo, los pendejos comunistas. Si hay algo que me apesta son los weones de entre 13 y 25 años que se sienten cercanos al comunismo. Aborrezco el comunismo. De sólo pensar en esa palabra, de sólo pensar que tendré que digitarla, se me calientan las venas, me sube sangre al cerebro y me dan ganas de golpear a alguno.

Pero esos pendejos no me dan rabia porque sean comunistas, sino que por lo desinformados que están. Por la manía de conjugar palabras que suenan bonito pero que en el fondo son insulsas, vacuas, vacías.

Pendejos que repiten lo que otros weones les dicen que repitan. Que no saben pensar por sí mismos. Que creen que a través del comunismo la sociedad se salvará de "ese precipicio nauseabundo en el cuál está inserta por culpa del bastardo capitalismo"... Pendejos que creen que la gente necesita ser salvada de los poderes fácticos que les controlan la mente... Patrañas digo yo!

De hecho los comunistas no me dan rabia porque sean comunistas ni porque piensen que con el comunismo van a lograr algo. Me dan rabia porque son una minoría insignificante como cualquier otra pero con un poder de llamar la atención increíble tirando mierda, demostrando su envidia a viva voz y quejándose para que todos escuchen lo injusto que és que el vecino de al frente se compró una camioneta 4x4 y ellos no.

Pero mi desprecio no es sólo con ellos, sino que con todos esos grupos que creen ser mejor que el otro pero que van un paso más allá que el común de los mortales y se lanzan en una cruzada mediática y efectista para desprestigiar y si es posible, eliminar al bando contrario.

Llámense Nazis, Metaleros (que creen que por el sólo hecho de escuchar Metal son superiores a cualquier persona), Politoides (que hablan de política con un aire de desprecio a cualquiera que no piense como ellos), Voceros de Gobierno y tanta waste of time-people con la cual, desgraciadamente, tengo que compartir las veredas de Santiago.

Para no pecar de hipócrita, admito que sí me siento superior a todos (como lo dije al principio), pero sé bien en el fondo que puedo estar equivocado y que MUY PROBABLEMENTE LO ESTÉ... y no por el sólo hecho de pensar eso voy a andar por la vida diciéndole a la gente en su cara con el dedo índice apuntando un fuerte y grave Fuck You!. De hecho, cuando lo hago me arrepiento a los 10 minutos, porque en el fondo soy un cabro bueno con sentimientos nobles que está consciente que nació con el agridulce don de saber herir a la gente con las palabras adecuadas en menos de un minuto. Es onda como mi super poder.

Así que a todos ustedes weoncitos que andan por la vida puteando, insultando, golpeando y matando a los demás porque piensan y se visten distinto a ustedes y se estresan porque creen que por culpa de otro su vida apesta, les digo esto:

PAREN SU WEBEO Y FÚMENSE UN CAÑO!

Chao.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta bien sentirse superior al resto, es fácil encontrar mierda caminando...pero con solo darte cuenta de ello, ya dejas de ser tan especial.

Anónimo dijo...

como tu lo haces con la gente que "comience a hablar de manera informada, acertada y sobre algun tema relevante", fui todo oidos para ti, en tis primeros cuatro parrafos, pero despues de eso, de plano deje de leer. si no eres parte de una masa, entonces deja de hablar con las masas como un weon o pendejo... por el bien tuyo, el de tu blog y el de tus ideas, deja esas palabras para nosotros el resto, la masa.

Felipe Miranda dijo...

Primero, esto es para los dos. Si van a dejar un comentario pongan su email y su nombre. Eso de escribir anónimamente es de cobardes. Quizás fué por que no se dieron cuenta o quizás porque no se atrevieron a dar la cara, no se sabe, asi que para la próxima, dejen algún medio por el cual les pueda dar mi derecho a réplica.

Ahora, para el segundo comentario:

Antes de dar tu opinión, sé por lo menos un poquito digno y date la paja de leer el post completo. O sea, ¿me critícas por haber escrito algo que ni siquiera leíste?, y más encima te enojas?... Ve a perder tu tiempo a otro lado.

Una persona como tú es justamente una de esas que tanto me apestan. Ni siquiera debo disculparme por creerme superior al resto, porque es una verdad y me siento orgulloso de eso. Ahora que realmente lo sea es otra cosa. Es sólo mi opinión. Si alguien se enoja leyendo este post no es porque yo sea superior, sino que porque ese alguien se siente inferior a los demás.

Como tú, que te sientes mal por ser de esa masa y crees que yo odio a la masa. Al contrario. La masa me cae bien ya que la puedo dominar como quiero. Pero lo repito, nuevamente, es sólo mi opinión.

Te aconsejo que vuelvas al colegio y que prestes un poquito más de atención en las clases de comprensión de lectura. Si te apesta la masa a la que perteneces, esa es una buena manera de salir de ella.