sábado, junio 02, 2007

Multipersonalidad


Debo admitir que en muchos momentos me siento enredado entre dos mundos, por una parte está ese mundo "real", el del día a día, aquél en que me levanto temprano, tomo la micro, apreto Play en mi Pendrive y comienzo a vivir mi rutina diaria. Si bien siempre vivo inmerso y concentrado en mi diario vivir, la realidad no es el único plano existencial por donde me muevo. Muchas veces me encuentro a mi mismo navegando en los mares más profundos de la fantasía.

Si quisiera expresar la idea del párrafo anterior de una manera menos poética y quizás más carnal, debería decir lo siguiente: "Me paso el día pasándome películas"... y no es talla... si hay algo para lo que soy bueno es para pasarme películas. Y de todo tipo.

No digo que esté mal, pero a veces me excedo y me doy cuenta de ello cuando de pronto me encuentro a mí mismo parado completamente quieto con la demás gente caminando a mi alrededor y yo fijamente observando una paloma de la plaza de armas pensando que tal vez es una paloma mensajera que dentro suyo trae una cámara que filma todos mis movimientos y que luego vuela hasta una central escondida donde llevan el registro de toda mi vida o algo por el estilo.

Cosas así...

Sé que sólo son fantasías producto de mi hiperactiva imaginación, no es que me moleste tampoco, pero hay casos en que no lo puedo controlar y a partir de algún pequeño gesto de alguna persona comienzo a preguntarme qué es lo que aquella persona piensa de mí o qué es lo que planea hacer conmigo y aunque no lo admite en el momento, muchas veces siento que esas situaciones sólo son resultado de algún transtorno paranoico no tratado.

-0-

Las películas son falsas. Bueno, no es difícil notarlo, son todas obras de ficción, pero al decir que son falsas me refiero a que los finales de éstas siempre intentan expresar que luego de que aparezcan los subtítulos todo continuará de igual forma como terminó la película, generalmente, claro, pero sabemos que la realidad no es así.

Y esto no ocurre solamente con las películas, ocurre con las teleseries, con las series de la vida real... y con todo otro programa que trate sobre relaciones humanas y que sea transmitido por televisión.

Weones, entiendan, no porque al final de estos "productos" los protagonistas se casen o el "jovencito" de la película se arranque con la plata del gran robo al banco, todo tendrá que continuar siendo igual de alegre.

Quién sabe, quizás Forrest Gump haya contraído Sida, Nemo se haya unido a una pandilla de Neo-Nazis submarinos, La Novia que quería matar a Bill se pudo haber muerto en un accidente automovilístico, o la weona que se quedó con el tercer weón en el capítulo de ayer de "Next" puede haberle confesado al compadre que en realidad era un hombre.

-0-

Moraleja del Post: No hay forma de que las cosas resulten, terminará en fracaso mi incursión en terrenos fantasiosos tanto como el fracaso en que algunas películas incurren al intentar reflejar la realidad en un lenguaje de fantasía.

No hay por donde escapar.

4 comentarios:

Nico dijo...

Dualidad y desesperacion... juntas te llevan a ver MTV...y en el peor de los casos....a ser EMO...xD

cuidate...

Carol dijo...

ohhh!!! y yo que pensaba que no había nadie tan roller@ como yo jajaj...
las pocas veces en que lo comentaba se reian y es que hasta yo me río porque a veces es como mucho,además como que nadie era así jajaj
que estes bien
nus vemos!

JacKore_____† dijo...

osea ke al final todo termina en derrota... no as pensado ke puede ser ke en realidad alla ganado alguien.. pero ke exaktamente no fue el "personaje principal" ?

bkn el eskrito eso si... yo no soy tan royero, pero = auno le pasan weas kuatikas XP

saludos

Anónimo dijo...

Yo tengo problemas con mis personalidades son 3 cambio constantemente xq me kieren atraer a cada uno de ellos segun su comportamiento